Regula la actividad del sistema inmune.
  Estimula la muerte de los tumores.
  Eficaz en enfermedades autoinmunes.

NUESTRO SISTEMA INMUNE

Nuestro organismo cuenta con un poderoso ejército de defensa y protección contra invasores extraños denominado “sistema inmune”. El sistema inmune está compuesto por células, tejidos y órganos con capacidad para identificar y atacar los enemigos de nuestro cuerpo y guardar la información para defendernos si fuéramos atacados nuevamente. Gracias a la coordinada y permanente actividad de nuestro sistema inmune, se logra mantener un perfecto estado de salud; ya que este interactúa con otros sistemas para garantizar nuestro bienestar. En algunos casos nuestro sistema empieza a trabajar de manera deficiente y en estos casos no puede defendernos contra los invasores externos quedando expuestos al daño producido por bacterias, virus, parásitos y hongos. En otros casos nuestro sistema inmune responde de manera violenta contra elementos que no requieren tanta fortaleza en el ataque (Ej. Lanzar un misil para matar a una mosca) como sucede en las alergias. En otras ocasiones las células de defensa orgánica no reconocen las propias células de nuestro organismo y las atacan creando un gran daño a nuestros órganos y sistemas dando como resultado enfermedades autoinmunes (artritis, lupus, esclerosis múltiple, psoriasis, cáncer)

¿Que conducta seguir ante estos tres problemas que presenta nuestro sistema inmune?
¡Prevención! Modulación de la respuesta inmune
¿Que es el Factor de Transferencia?

Los factores de transferencia son micro proteínas de origen, estructura y actividad similar a las citocinas; los cuales modulan la actividad de las células T encargadas de la regulación e intensidad de la respuesta inmune. Por ello se conoce a los factores de transferencia como inmunomoduladores. Los factores de transferencia tienen capacidad para transferir la inmunidad de una especie a otra fortaleciendo su sistema inmune. El ejemplo típico es cuando la madre transfiere inmunidad a su hijo al amamantarlo.

Factor de Transferencia (FT) Definición clínica:

  “Sustancia producida o secretada por un linfocito que esta activo en el sistema inmune, que se incorpora a otras células inmunes que no están sensibilizadas, otorgándoles la información especifica del linfocito sensibilizado”. Diccionario Webster.

  Inmunomodulador / inmunoterapeutico .

  Son micro proteínas, de estructura, origen y actividad similar a las cito quinas (interleuquinas, interferon Gamma, factor de necrosis tumoral, factores de crecimiento).

  Oligopeptidos: micro-proteínas, aminoácidos en cadena, con algo de ARN en un extremo.

  Funciones de los Factores de Transferencia.

Información biológica:

  Mensajería celular del sistema inmune; “comunicaciónón entre células, entre glóbulos blancos”.

  Modular, controlar, dirigir, la respuesta inmunológica mediada por células.

  “El cuerpo los utiliza para dirigir la acción de los glóbulos blancos”

  Registro biológico inmunologico; “los archivos celulares sobre los enemigos de la salud, y la forma de vencerlos”

  Los factores de transferencia tienen tres funciones principales: RECONOCER, ATACAR RECORDAR

  Regular (Poli péptido Rico en Prolina (PRP) la actividad de el sistema inmune

  (Lysozymas ) Ayudar a impedir el paso de los patógenos a través de las membranas externas e internas.

  Combinar la acción de las cito quinas: (Interleuquinas, Interferon Gamma, TNF (factor de necrosis tumoral) para estimular la muerte de los tumores e incrementar la actividad de las células T, responsables de la regulación e intensidad de la respuesta inmunológica.

La astaxantina

La astaxantina es un potente antioxidante con capacidad para neutralizar los radicales libres, evitar el estrés oxidativo e impedir el daño celular, la aparición del cáncer y frenar su propagación. En lenguaje científico, estas importantes propiedades se denominan antimutágenas y antiproliferativas.

  La astaxantina potencia el sistema inmune y el metabolismo energético.

  Los estudios clínicos han demostrado que la astaxantina es eficaz para prevenir las cataratas y la degeneración macular (la razón más frecuente de pérdida visual en los mayores de 55 años).

  La astaxantina estabiliza la membrana celular y modifica la respuesta inmune a las agresiones físicas como la actividad física intensa.

  La astaxantina es más eficaz que el beta caroteno y la luteína para proteger a la piel frente al daño producido por la radiación ultravioleta.

  La astaxantina protege contra las mutaciones inducidas por químicos. Aumenta la producción del HDL-colesterol (colesterol bueno).

  Es un antioxidante hidro y liposoluble. Además es capaz de reciclar a otros carotenoides, a las vitamina C y E, y al glutatión.

La Arginina

  La Arginina es un aminoácido necesario en elevadas cantidades en casos de cáncer, estrés, lesión o enfermedad.

  Mejora el rendimiento del sistema inmunitario al aumentar el número de células Natural Killers (asesinas naturales) y evitar la multiplicación de las células tumorales.

  Las mayores concentraciones de Arginina se hallan en el tejido conjuntivo.

  Milner, J.A., Stepanovich, L.V. (1979) “Inhibitory effect of dietary Arginine on growth of Ehrlich ascites tumor cells in mice.” J Nutr. 109(3): 489-494.

El Selenio

  El selenio es un componente fundamental del sistema de defensa antioxidativo del cuerpo. Protege a las células frente a las toxinas.

  Como medio de lucha contra el cáncer, el selenio frena el crecimiento tumoral y los primeros estadios de la propagación de los tumores.

  Gopalakrishna, R., Gundimeda, U. (2001) “Protein kinase C as a molecular target for cancer prevention by selenocompounds.” Nutr Cancer. 40(1): 55-63.